Carta abierta al compañero Alberto Garzón

Ni en dioses, reyes, ni tribunos, está el supremo salvador.

Nosotros mismos realicemos nuestra propia redención.

Hace varias decenas de años, en los albores de la transición, éramos muchos los militantes de las organizaciones comunistas y de izquierda que nos oponíamos a hacer públicas las miserias internas de nuestras organizaciones. Algunos como Gregorio Morán, no siguió aquella premisa y optó por publicar en 1984 (Planeta, 1986), un libro titulado Miserias y grandezas del PCE, que a más de uno le debió resquemar las entrañas. Hoy, visto lo visto, no tengo claro si la actitud que adoptamos en aquel momento, los que nos autocensurábamos, fuera la correcta.

Las miserias y grandezas han seguido atadas a la historia de Izquierda Unida después de 1986. No creo que exista otra organización política en Europa que haya dilapidado tanto capital humano como Izquierda Unida. En sus 29 años de existencia no ha cejado en fagocitar militancia; de “facilitar” numerosos dirigentes a otras organizaciones, en particular al PSOE; sancionar administrativamente a los militantes más críticos; y sobre todo en promover a toda una pléyade de oportunistas, arribistas y trepadores que amerizaban en la organización para utilizarla como trampolín del salto a otras organizaciones con más “pesebre”. Baste recordar que a los pocos meses de fundarse IU, varios de sus promotores, que por miserables no merecen ser nombrados, fundaron aquella entelequia que se autodenominaba Nueva Izquierda, y que no era otra cosa que la forma de obtener más ventaja de pesebre en la incorporación al PSOE. Cuando se me invitó a una de sus reuniones de hotel, no se me ocurrió otra forma más clara de expresar mi posición, quizás por mi formación matemática, diciendo que para ir a la socialdemocracia, el camino más corto era la línea recta. Otro buen ejemplo fue el triple salto mortal de una alcaldesa andaluza que terminó en los cómodos asientos del gobierno socialista. El último de esos trampolines lo conocimos muy recientemente en boca de una plataforma –creo que así la llaman-, protagonizada por un juez-estrella y un rector de Universidad, conocidos mediáticamente.

Reflexionemos sobre otro aspecto muy significativo de la historia de la izquierda en las tres últimas décadas: el papel de los sindicatos. No es casual el desprestigio del que hoy “gozan” los sindicatos, convertidos en verdaderas cuevas de corrupción de corruptelas. El sindicato de CCOO nace como un movimiento de carácter socio-político y héteme aquí que hoy es una correa de transmisión negociadora que en nada desmerece a su compañero de viaje, la UGT. Si en algo se diferencian, es que la UGT no tiene empacho en defender que es una organización hermana del PSOE y en CCOO es el mejor vivero de dirigentes para “sociolistos” y “upyderos”. Repasemos si no la trayectoria de los últimos secretarios generales y parte de sus ejecutivas.

Pues bien, al igual que los vientos con polvo suelen traer lodo, aquellas prácticas en las que campaban lo más denigrante que tuvo la izquierda a lo largo de la historia trajeron todos los resultados, más bien pocos resultados, de la historia de Izquierda Unida. Con la nota a pie de página de clarificación suma: los que denunciamos aquellos excesos y criticamos las prácticas y el oportunismo de todos los que de izquierdas tenían tanto como yo de obispo de la Seo de Urgel, fuimos apartados de la organización, precisamente por aquellos que tenían estratégicamente preparado el viaje a la socialdemocracia y la corrupción.

Hay pocas cosas de las que pueda arrepentirme en mis años de militancia en las organizaciones de la izquierda, pero si de una debo renunciar es la de haber tenido por compañeros, tamaña manada de sinvergüenzas. Alberto Garzón, como candidato y cabeza más importante de IU, su labor es encomiable, pero es también titánica. Las bolsas que tiene que limpiar son tan grandes y numerosas que solo puedo desearle decisión y coraje para tamaña empresa.

Cuenta usted con una corriente a favor: la crisis. Al igual que en las tormentas marítimas, las crisis hace que las ratas huyan despavoridas. Las crisis, todas las crisis, han servido para colocar a cada quien en su sitio y separar el polvo de la paja. Pero lleve cuidado; habrá muchos que esperen agazapados su oportunidad para aprovecharla una vez que pase el temporal. Y aunque pudo haber llegado el comandante y mandar parar, su retraso permitió que llegaran las tarjetas opacas, infectaran algunos corazones propensos al juego e hicieran tal daño a las alternativas al sistema, que casi cien años de grandeza sean puestos en duda.

El que esto escribe puede preciarse de denunciar en tiempo y forma la golfería de alguno de los personajes de esa organización en Madrid. Y llama la atención que algunos de los portavoces de la misma organización en Madrid, no sepan nada, y digan no saber nada. Como he militado codo con codo con ellos, puedo asegurar y aseguro que los mismos, ya en 1995 y 1996 cometían fraudes parecidos, aunque de menor cuantía. Uno de los representantes de las tarjetas opacas, profesor de Universidad para más señas con nómina remunerada, en aquellos años se las arreglaba para que en función de servicios prestados cobrara otro sueldo igual al de los “liberados” de la organización[1]. En el año 2006, este buen representante de IU en Cajamadrid se construye una casa en Villafranca del Bierzo, cuyo coste puede ser tasado por cualquier perito imparcial, que no desmerece en nada a las de Beverly Hills, y que a tenor de lo que comentaba por el pueblo del Bierzo una secretaria suya, eso era una pequeña cantidad de todo lo que poseía.

casa1

La fotografía de la gran mansión de Villafranca está tomada el 24 de agosto de 2007 y en ella se puede comprobar los inicios de lo que hoy es aquella chabola: más de 400 metros cuadrados por planta, gran valla rodeándola y piscina y jardín en derredor.

 

El colmo de la avaricia, desvergüenza y corrupción de este personaje, la gota que debía haber colmado el vaso, se da cuando obtuvo nombramiento como futuro director de la versión española de la London School of Economics (LSE), la escuela de negocios británica famosa por inspirar la tercera Vía de Tony Blair. Proyecto financiado por entidades en las que Inmoral tenía mando -vicepresidente de Caja Madrid, y vocal de la Comisión de Propuestas de la Obra Social- y apadrinado por la Presidenta de la Comunidad de Madrid[2], que presuponía la más descarada defensa de la enseñanza privada o de la privatización de la enseñanza pública.

Todas las personas tienen derecho a cambiar de opinión y de ideología. Pero que una organización política no se entere de que sus máximos representantes lo hagan pública y notoriamente, es sospechoso de suma negligencia; o de connivencia. De suerte que durante años, ni CCOO, ni IU-Madrid, le retiraron formalmente su apoyo. Así hasta la firma del Pacto de Estabilidad entre el Partido Popular, Comfia e IU, abierto posteriormente a otras formaciones en junio de 2009, al menos hasta esa fecha[3].

Y sus correligionarios de partido en la capital, siguen sin enterarse.

casa2

Otra perspectiva de los inicios de la obra de la “chabola” de Inmoral Santín construida entre 2006 y 2007. Puede contemplarse hoy con los alrededores, la piscina, los jardines y la valla, bien diferente.

 Entre 2010 y 2011 se produjo la creación del Banco Financiero y de Ahorros (BFA), un SIP formado por Caja Madrid, Bancaja, Caja Insular de Canarias, Caja de Ávila, Caixa Laietana, Caja Segovia y Caja Rioja, entidad que en mayo de 2011 transfirió la mayor parte de sus activos y de su negocio bancario, a Bankia. Moral Santín fue elegido vocal de BFA.

En junio de 2011, poco antes de producirse la salida a bolsa de Bankia, los dos vicepresidentes de Caja Madrid, Moral Santín entre ellos, fueron elegidos miembros de su consejo de administración, como consejeros “dominicales” (en representación de las cajas fundadoras de la entidad)[4].

Durante estos años, las retribuciones de Moral Santín hasta 2011 y 2012, superaban el medio millón de euros. Y como acusado en el caso de las “tarjetas de Bankia” donde llegó a usar para gastos personales 456.500 euros[5], de cuyos cargos 366.350 son extracciones de efectivo en cajeros automáticos a altas horas de la madrugada. El 10/02/2012, el periódico CincoDias.com, decía: “…Además, hay directores generales, como Ildefonso Sánchez Barcoj, que cobran 1,28 millones y, según los datos publicados por la entidad a finales del pasado diciembre, algunos directores generales adjuntos perciben sueldos que superan los 500.000 euros”. Y que se sepa, en esas fechas, el señor Inmoral Santín, como se le conoce en su pueblo, ya era vicepresidente de Cajamadrid, puesto para el que fue nombrado en 1996. Cesó en Cajamadrid y Bankia el 8 de mayo de 2012.

Ese mismo año, el 12-12-2012, una treintena de alumnos irrumpió en una de las clases que da José Antonio Moral Santín en la UCM, provistos de un megáfono y varios carteles en los que se podía leer la palabra “culpable” junto a su fotografía para denunciar que el que fuera miembro del consejo de administración y de la dirección de Bankia, como uno de los responsables de numerosos desahucios.

Tibia reacción, taimada reacción de la dirección de IU de Madrid. O complicidad.

En Villafranca Bierzo la comidilla de los que conocen sus orígenes. En pleno azote de la crisis económica, su sueldo como representante de la coalición de izquierdas era de 526.000 euros al año. Increíble pero cierto. En 2011, este inmoral cobró 278.000 euros del Banco Financiero y de Ahorros (BFA) y otros 231.000 de Bankia, además de otros 17.000 euros de Caja Madrid antes de su incorporación al citado BFA.

Varios militantes de base de IU, y algunos dirigentes, habían mostrado preocupación en su formación política[6], y también por su amistad con la corriente liderada por Gregorio Gordo y Ángel Pérez[7]. En mayo de 2012, días antes que el FROB rescatara a Bankia, la dirección de IU pide la expulsión de Moral Santín[8].

Y sus correligionarios de partido en la capital, siguen sin enterarse.

Y solamente tras la admisión a trámite por parte de la Audiencia Nacional de la querella presentada por 15MpaRato y UPyD contra Bankia, BFA y sus consejeros[9], y ser citado como imputado, el inmoral solicitó la baja temporal de militancia de IU mientras durase el proceso judicial (sic).

Y sus correligionarios de partido en la capital, siguen sin enterarse y sin adoptar responsabilidades políticas.

El 11 de mayo de 2012 el consejero de la antigua Caja Madrid, luego Bankia, José Antonio Moral Santín vota[10] a favor de la presidencia de José Ignacio Goirigolzarri, lo que obtuvo la desaprobación de la Ejecutiva Federal de IU. A partir de ahí “IU considera que no tiene ya ningún consejero político en Bankia. A partir de que Caja Madrid se fusionó con otras seis cajas para formar el Banco Financiero y de Ahorros (BFA), entendemos que no tenemos ningún representante en la participada, en Bankia, y que Moral ha estado al servicio de Rato como ahora lo está al servicio del nuevo presidente, José Ignacio Goirigolzarri. Por tanto, no representa de ningún modo los intereses de IU. Su carrera responde a intereses puramente personales”.

Inmoral… y menos mal que es: MORAL.

Y, además, un SANTÍN!

Morir matando

De la catadura moral de algunos dirigentes de Izquierda Unida de Madrid puedo hablar en primera persona por ser testigo durante largo tiempo de militancia. Con alguno de los que se sientan en su alrededor, no hace mucho, tuve la satisfacción de ganarle un juicio por apropiación indebida.

Pero lo que más llama la atención es esa afirmación de los portavoces de Izquierda Unida en Madrid de no conocer ni saber nada. Si así fuera, habría que sancionarles por torpes o negligentes. Pero no. Son conocedores y expertos practicantes de la soberbia displicente de los corruptos, que ante la evidencia, miran para otro lado como si no pasara nada. Algún día deberán dar explicaciones de la casualidad que les hace beneficiarios de premios de lotería; de la adquisición de terrenos en los límites de Móstoles con Villaviciosa de Odón, por la casualidad (sic) de que uno de los concejales de urbanismo de aquel consistorio era amigo de la mafia instalada en la organización de Madrid. Y que hoy está personificada en la actual dirección de IUCM, coordinadora colegiada que dirige la formación tras la dimisión de su coordinador regional, Eddy Sánchez.

Conozco la dirección de Izquierda Unida en otros lugares y tampoco me ofrecen gran confianza. Pero lo de esta estructura de Madrid en la actualidad, desborda todo lo previsible. No, no es un problema de concepción de las alianzas. No, es un problema de corrupción o en el mejor de los casos, de encubrimiento de la misma. Y esa gente, no lo olvide que intentará morir matando. Prefieren destruir la organización antes que reconocer las decisiones democráticas de la mayoría militancia y simpatizante. Buena prueba de ello, fueron las reacciones que adoptaron cuando perdieron las elecciones primarias para las candidaturas a la Asamblea de Madrid y a la Alcaldía. Como prefieren sacar a la luz, a través de los medios de comunicación de la extrema derecha, problemas que tendrían fácil solución en el seno de la organización. Desde Aguirre a Maruenda podrían decir muchas de las cuitas que han trasladado estos señores filtrando información y detalles internos que afectaban a sus oponentes en la organización[11].

Los aires de cambio en toda España son tan grandes que posturas como las de esta “mafia” madrileña no tienen ningún recorrido, pero mientras puedan, harán todo el daño posible. Y al final se retirarán con la satisfacción de haberse aprovechado de su militancia para engrosar sus arcas personales y sus bolsillos. Y todo ello por más que manifiesten que hay “que alcanzar un consenso básico para construir y difundir un discurso político unitario y un programa para buscar soluciones a los problemas de la gente”.

IU es una organización en algunos aspectos y en algunos lugares, que se ha arrugado antes de tiempo. Aparece como una alternativa anquilosada, sin garra, sin capacidad movilizadora, sin espíritu combativo y categoría moral para denunciar todo lo injusto. Es una organización, en cierta medida, anclada en el inmovilismo político, que actúa por su cuenta y riesgo de los diferentes cantones de poder, en las autonomías y en los municipios. Y ello al margen de aspectos legales, estatutarios y de interpretación legal.

Por eso, precisamente por eso, debería expresar públicamente un gran ejercicio de autocrítica, recuperar los miles de militantes desencantados, que ante tanta basura y tanta maniobra e ignominia, nos retiramos a contemplar el paso del cadáver de este cáncer militante en IU y presentar a la ciudadanía una organización fresca, con principios éticos y políticos claros. Ya sé que se nos puede reprochar que para sanear un enfermo organizativo como el que usted dirige, hubiera sido mejor que nos hubiéramos implicado en su seno. Pero créame, para una justa política de puestos algunos no estamos. Sobre todo si nuestra historia, que no es de pocos, está plagada de marginación, represión y cárcel.

Y se lo dice uno de los catorce firmantes de la escritura de constitución de Izquierda Unida en 1986. Uno que cuando hace años, antes de 2007, comprobó la deriva del Inmoral Santín, comentó con algunos militantes los hechos y la contestación que recibió fue un “eso es normal” y “eso no es problema”. Por eso y por todo lo demás, apoyo sus palabras recientemente dichas: “Tenemos muy claro que nuestro proyecto es IU. Por eso estamos construyendo una nueva IU y por eso estamos convencidos de que vamos a estar a la altura del momento político”. Ojalá salga una nueva IU para bien de todas las personas que pensamos en izquierda y en progreso con la honradez de seguir día a día, nuestro trabajo.

Que así sea.

[1] Evidentemente, la cuestión tiene su canto si nos referimos al hecho de que el secretario de finanzas con la aquiescencia del Secretario General, pudiera detraer subrepticiamente un sueldo para uno de sus “besaculos”. Pero esta es otra cuestión que trataremos otro día.

[2] Como presidente del consejo de administración del Centro Internacional de Estudios Económicos y Sociales (CIEES), ya se había presentado en público como cerebro del proyecto.

[3] Según Ignacio González, el vicepresidente de la Comunidad Madrid, Moral Santín salía al año con tanto consejo de administración por 50 millones de pesetas, lo que consideraba una cantidad ridícula. Además de sus puestos en Caja Madrid y Mapfre, Moral Santín era consejero de Cibeles (la Corporación industrial de la entidad, que agrupaba las participaciones de Caja Madrid en empresas de servicios financieros), y vocal de Altea Banco y de la Corporación Financiera de Caja Madrid. Como vicepresidente de la entidad representa a las corporaciones municipales, pese a que nunca ha formado parte de ningún ayuntamiento, y eso le daba para facilitar a sus amigos en esos ayuntamientos crédito para invertir en la burbuja inmobiliaria, merced a la información privilegiada y a la recalificación de terrenos.

[4] De Barrón, Íñigo (17 de junio de 2011). «Bankia constituye un primer consejo de 15 miembros». El País.

[5] http://www.elmundo.es/economia/2014/10/02/542c87c1ca474132198b4574.html

[6] Romero, Juanma (30 de enero de 2012). «La última guerra de IU-Madrid». Público.

[7] Romero, Juanma (9 de mayo de 2012). «IU pide la dimisión del consejero que eligió para Caja Madrid». Público.

[8] Recordemos que el coordinador de IU-Madrid, Gregorio Gordo, explicó a Efe, cuando el inmoral pide la suspensión de militancia, “que Moral Santín ha adoptado esta decisión para que «en ningún caso» se pueda relacionar a la federación con el asunto de Bankia y ha valorado que haya ido «más allá» de lo que exige el código ético de IU, que contempla medidas de sanción en el momento en que se abre un procedimiento judicial y no antes. Izquierda Unida junto a varias asociaciones y sindicatos presentó un manifiesto en el que defienden la creación de una comisión de investigación sobre la crisis de las entidades financieras”. Mayores connivencias imposible.

[9] http://www.cadenaser.com/espana/articulo/15m-presenta-querella-rato/csrcsrpor/20120614csrcsrnac_14/Tes

Unión Progreso y Democracia (11 de junio de 2012). «Querella contra los consejeros de las entidades Bankia y Banco Financiero y de Ahorros».

[10] Alguien ha dicho, según otras fuentes, que se abstuvo. Fue la primera manifestación pública de IU en contra del consejero

[11] El PP de Madrid es especialista en este tipo de operaciones después del “tamayazo”.

This entry was posted in Episodios actuales, General and tagged , , . Bookmark the permalink.

One Response to Carta abierta al compañero Alberto Garzón

  1. Joaquín says:

    ¡Magnífico!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>